Seminario Bíblico La Ceiba

Seminario Bíblico La Ceiba

Somos una institución interdenominacional abierto a personas de diferentes tradiciones y denominaciones.  Mientras tanto somos parte de la iglesia historica y creemos en la veracidad de las sana doctrinas de Los Apóstoles y la suficiencia de las escrituras infalibles y autoritarios.  

Usamos las declaraciones establecido en el antiguo Credo de Los Apóstoles como la base de nuestras creencias.  

Creemos en Dios, Padre todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra.
Creemos en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está a la diestra de Dios Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.
Creemos en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos en el perdón de los pecados la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amen.

Y como parte de la iglesia evangélica creemos en las cinco “solas” que han sido parte de la fe evangelica por mas que 400 años.  Las solas son:

SOLA SCRIPTURA: La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Por tanto, nada que contradiga la revelación de Dios puede regular la vida del creyente y las doctrinas cristianas solo vienen de las Escrituras. (Gálatas 1:6-10; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:3).
SOLUS CHRISTUS: La salvación se encuentra solo en Cristo a travez de su perfecto obediencia y muerte, excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios (Hechos 4:12; Juan 14:6).
SOLA GRATIA: La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida basada en los méritos de Cristo alcanzados durante su vida, muerte y resurrección (Efesios 2:8; Romanos 3:24; Romanos 11:6).
SOLA FIDE: La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir (Efesios 2:8-9, Romanos 3:28).
SOLI DEO GLORIA: El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios; poner de manifiesto las excelencias o virtudes de su carácter.  (Efesios 1:4-6; 1 Pedro 2:9).